¿dónde estoy?
Estás leyendo las entradas archivadas bajo la categoría "Mi Mismo" . Lee el resto de las entradas usmeando en el archivo.
February 3rd, 2010

A finales del año pasado el twitterío descubrió una red social (si, otra más) donde el principal encanto es ir y preguntar lo que desees a tus amigos. Ya sea haciéndoles saber quién preguntó o de manera anónima atacarlos con toda clase de cuestionamientos que alimenten tu morbosidad. El servicio se llama formspring. Me parece divertido, así que abrí mi cuenta y me dedico atentamente a responder.

Si abren su cuenta, avisen.

January 11th, 2010

El sábado (¿o ya era domingo?) ví la de Julie & Julia. Un película suficientemente bloggeril para recordarme que tengo un blog y hacerme sentir mal, como muchas veces lo he dicho, por pagar un servicio de hosting y un dominio cada año y no sacarle provecho. Cuando cumplí los 24 años comencé a llevar una vida más o menos ordenada. Por lo menos he sido más ordenado que nunca, planeo mis tareas, les doy su tiempo y completo todos los pendientes (“pendientes” je, palabra muy de oficinistas) cuando está planeado que los complete. En algún momento me dejé golpear por esa cultura del get-things-done. No estoy seguro si toda esa disciplina que adopté me haya llevado a conseguir más tiempo libre, pero de que tengo tiempo libre, lo tengo. Así que seguramente iré, como con las cosas del trabajo, planeando escribir para éste blog todas esas cosas que tan importantes son para el mundo, ¿verdad que lo son?

También planeo, para este año, intentar (por lo menos) cumplir los propósitos que escribí para 2009 y dejar de agregar más que seguro iré arrastrando a través de los años.

Mientras tanto, defino éste blog como un blog sobre fotografía y las fotos que hago. Por fin creo que debería atarme y escribir con base en eso para no aburrir, creo, y ser útil, creo.

Feliz 2010.

October 7th, 2009

Y ya. Llegó. Justo el día de hoy cumplo un año más llegando a la temible cuenta de 24. Ahora que ya le estoy perdiendo un poco el miedo a la edad, decidí proponerme algunas tareas a lograr durante este año, objetivos con los que me siento comprometido a cumplir.

Ejercer esa carrera como comunicador gráfico que soy. Ajá. Es algo que he estado intentando los pasados días. El problema aquí es que ya tengo un empleo que absorbe gran parte del tiempo que tengo y no puedo abandonarlo por completo, así que el mundo del freelancerismo será la opción.

Vivir solo. O sea, fuera de casa de mis padres. Ya va siendo hora, creo yo. Logrando mi primer propósito este segundo será muy fácil.

Lanzar cualquiera de los proyectos dospuntocerosos que tengo en mente. El problema aquí es que no nací para programar así que muchas de las cosas que me llegan a la mente se quedan ahí. Mi poco conocimiento en programación se suma a mi poca costumbre de trabajar en equipo, eso, junto a que los “proyectos” (palabra muy emprendedora, por cierto) son bastante demandantes, por así decirlo. Siempre trato de comenzar por la parte difícil de los retos, quizá en este haga lo contrario y vaya por algo más sencillo y fácil de lograr.

Un peinado como el de Jon Bon Jovi. ¿Porqué me ven así de feo?

Licencia para conducir. Pues, si. Presentarme tempranito en las oficinas de Vialidad, pagar, hacer el exámen y ya. Me veré bien en la licencia si para esos días ya llevo el peinado de Bon Jovi.

Película cara, cámaras, cosas de foto. Conseguir equipo digital, divertirme más con lo que ya tengo análogo (sobre todo, Polaroid) y mezclarme entre la comunidad artística de la ciudad. Exposiciones, talvez. Participar en medios impresos, quizá. Cursos y talleres (en lo que cobran), seguramente.

Es lo mejor que se me ocurre, por ahora. Trataré de tener presente esta lista a partir de hoy y hasta el 7 de Octubre del 2010. Iré tachando los objetivos que me cumpla, agregando detalles, no sé. Mientras tanto, feliz cumpleaños a mí.


September 17th, 2009

La manera en que hemos denominado ese padecimiento, esos nuevos síntomas, ese cambio en la cultura, la nueva visión, el cristal distinto con que ahora nos tocará ver la vida es esa: “Síndrome de los 24″. Para los nacidos justo a la mitad de los ochentas este es (fue o será) el año donde se alcanza tan controversial edad en que, se supone, a todos nos dará por tomar en serio todas las situaciones inherentes a nuestra calidad como adultos. Como seres biológicamente desarrollados, con una carrera académica más o menos importante y una vida económicamente activa que despega, ¿Qué otra cosa haría falta para declararnos como individuos totalmente integrados a su vida en sociedad?

(Truenos).

Matrimonio. Hijos. La vida compartida. Elección. Coherencia. Eew.

Yo, aún con 23 y a menos de un mes para que se extingan, puedo tomar dos opciones: 1) Intentar sortear ese obstáculo al que, por infranqueable, terminaré rindiéndome sin remedio o 2) Rendirme de una vez, aceptar lo que me espera y entregarme a la dicha que acarrea todo ese paquete de prometedoras satisfacciones.

La opción 2 suena bonito, ¿Qué no?

June 27th, 2009

Hace poco comencé a pensar sobre qué clase de cosas me han dejado las mujeres que he conocido estos recientes años. Al principio creí que tan solo era el gusto por Soda Stereo o Belle & Sebastian, pensé que solo había aprendido a admirar sus pasiones, que tan solo me habían enseñado que tolerar no es lo mismo que comprender o aceptar.

Lo que en realidad aprendí fue a acercarme a lo que siento, a reconocer y no ignorar los sentimientos que ellas mismas me provocan. Aprendí a sentirme más seguro a inclinarme por una vida donde es posible enfrentarme a todo en compañía y nunca más eligiría ni me lo imaginaría haciéndolo solo.

Por último aprendí que prácticamente no hay razones distintas al cariño que me animen a construír algo que esté por encima de lo convencional, a esforzarme por crear algo distinto y mejor, algo excepcional, un nuevo plan; un camino quizá atípico, pero para el que deseaba un destino inmejorable. Y con el cariño basta. Pero, al parecer, una sola razón que exista para crear no podrá en contra de las millones de razones que repentinamente aparezcan para demoler.

Me prometí a no desatender lo que ocurre dentro mío, pero solo hasta el Lunes. Después, como lo he hecho antes, desconectaré el enchufe.

April 23rd, 2009

Un recuento de las cosas que han cambiado:

  1. Creo que estoy más negrito. Después de 2 viajes a Puerto Vallarta en un mes, supongo que si. El primero fue durante el puente de primavera (ya no recuerdo, creo que fue 14, 15 y 16 de Marzo) junto a Ruth y Danielo. De ese viaje se extrajo el clip de audio adjunto al post anterior, a manera de podcast pueden suscribirse y descargarlo, quizá haya más de donde ése salió. El segundo viaje a Vallarta fue hace poco, 17, 18 y 19 de Abril; allá estuve de nuevo con Ruth y Daniel, pero también se aparecieron Denisse, Paulinita, Lulú y Diana.
  2. Aprendí a flotar sobre el agua. Aunque ya había una vez logrado caminar sobre ella, en esta ocasión di el primer paso en aquello de aprender a nadar, ahí estuve toda una tarde tratando de quitarme lo gallina y atreverme a flotar, yo solito, de muertito, boca arriba. Debo decir que lograrlo fue algo agradable, es la clase de cosas que te dan seguridad en tí mismo, qué sé yo, fue chido.
  3. Estuve bastante tiempo alejado de las fotografías, han sido alrededor de dos meses lo que pasaron para poder usar activamente mis cámaras. En primera, no había comprado más película, ni 135 y tampoco instantánea. En segunda, había poco que fotografíar. El photostream en flickr ha estado parado un buen rato.
  4. Estoy dentro de la organización para la súper fiesta twittera en Guadalajara, la #twittgdl. Han pasado 4 semanas desde la primer reunión organizativa y al día de hoy ya se decidió (por fin) qué fecha tendrá: 20 de Junio. Quizá me queje y hable de esto en un post futuro.
  5. El flickrío tiene entre manos una nueva exposición donde usaremos las fotografías obtenidas de nuestros viajes a los pueblos de la Ribera del Lago de Chapala. Todavía no tenemos sitio, tampoco tenemos fechas, pero ya hemos seleccionado las fotografías que deseamos usar. Si usted querido lector posee un café, galería, salón o bar donde le gustaría exhibir nuestras imágenes, por favor, contácteme.

No ha cambiado mucho ¿o si?

March 25th, 2009

¿Qué les traje de Puerto Vallarta? Algo sencillo, cortesía de Ruth.

January 15th, 2009

Hace poco en efectotequila apareció un artículo que recomendaba seguir en twitter a todo aquel que se atreviera a seguirte a ti bajo la excusa de hacerlo tan solo por que es cortés, amable y bien visto hacerlo. Creo yo que es terrible estar en twitter y encontrarme con que debo seguir a todos aquellos que me sigan. Supongo que hay una forma mejor de decidir.

Piensa en cómo funcionan los blogs. Normalmente visitas un blog, lees, navegas un rato entre el archivo, comentas si te da la gana o te brincas todos esos pasos si definitivamente el sitio no atrajo tu atención. Si después de todo el blog realmente te gustó, seguirás visitándolo, lo añadirás a tu lector de noticias, seguirás comentando de vez en cuando y me gustaría creer que lo haces sin esperar que ese autor que tanto te gusta vaya a tu blog y le encante también. Si resulta que le encanta, pues, fantástico. Sino, nada pasa, habrá otro montón de autores que si aprecien lo que escribes. En twitter pasa lo mismo, yo hago lo mismo. Aún así, para que quede un poco más claro, escribo una serie de razones por las que creo que no deberías seguirme en twitter. No es una lista que defina el perfil del twittero que si sigo, es una especie de guía que quizá te sirva, lee:

  • No sigo a las personas aleatoriamente, debo tener una buena razón para querer seguirte. Normalmente es porque te conozco en vivo o porque me interesa lo que haces y cómo lo haces. En general no soy recíproco, que tu me sigas no garantiza que yo lo haga. Así que si me sigues con la esperanza de que yo haga lo mismo, disculpa, pero no deberías seguirme.
  • Mi signo zodiacal es Libra, astrológicamente soy propenso a cambiar de opinión. Un día creeré que eres interesante, que lo que twitteas es relevante y que me importa lo que estés haciendo. Al día siguiente, sin aviso, sentiré lo contrario. ¿Te pondrás triste si de pronto dejo de seguirte? ¿Si? Entonces, no deberías seguirme.
  • Lo que escribo no suele ser de interés general. Quiero creer que las personas que me siguen lo hacen porque ven en mis twitteos algo relevante pues, después de todo, en twitter hablo (más o menos) sobre lo que hago o me pasa. Quiero creer que si me siguen no es solo para inflar su cuenta de “amigos”, sentirse populares o elevar su ranking en la aplicación de terceros de moda. Por eso, si no me conoces personalmente, si en serio no encuentras importante lo que twitteo, no deberías seguirme.
  • Afortunadamente encontré una fantástica opción que twitter ofrece de ocultar las replies que no vayan dirigidas a mí. Eso me ahorra aquello de “oh, mi amigo envía replies a alguien que no sigo, seguiré a ese que no sigo para ver sobre qué platican”. Tu deberías hacer lo mismo, elegir no ver las replies que no sean para tí y no seguir impulsivamente a las personas que el resto de tus amigos sigue. Si me sigues solo porque alguno de tus contactos me sigue creo que no deberías seguirme.
  • Twitter, desde que recuerdo, es un servicio muy distinto a lo que es un chat. Claro, es bien visto que de vez en cuando alguien te responda, sobre todo cuando buscas ayuda para resolver algo en Windows, una recomendación a la hora de la comida o desearte suerte en tu próxima entrevista de trabajo. Pero llega a ser irritante aparecerte en twitter, saludar a todos, esperar que te respondan, preguntarles qué tal va su día, esperar sus respuestas, comentar algo lindo sobre lo bien o mal que va su día, seguir esperando respuestas, etc, etc. Si crees que twitter funciona como un chat, si más de la mitad de tus twitteos son replies o si te da por esperar respuesta cuando llegas por la mañana a saludar, ni modo, creo que no deberías seguirme.
  • ¿Dónde vives? Entre las personas que sigo existen algunas cuantas que no conozco en persona, pero me gustaría alguna vez hacerlo. Eso se complica si no vives dentro del territorio mexicano. Es más, no vivir dentro de México o no ser mexicano tiene varias desventajas. Los temas en voga son distintos, la forma de usar el castellano suele ser otra, las noticias mexicanas podrían ser irrelevantes para tí y viceversa. Si no vives en México creo que probablemente no deberías seguirme.

El consejo general es: sigue a tus amigos, a tu familia, a las personas cercanas a tí, aquellas de quienes puedas aprender algo nuevo, personas que te diviertan. Y réstale importancia al si te siguen o no.

Quizá esté exagerando, ¿Merezco azotes?

January 14th, 2009

Hace poco me dijeron “Bien, sé que te gusta el pollo pero, ¿hay algo que no te guste comer?”. Después de pensarlo unos dos segundos dije que no recordaba algo que me pareciera tan desagradable para no comerlo. Claro, sabemos que hay cosas que no se comen, aviones o cristal por ejemplo, pero de las cosas comunmente comestibles no podía seleccionar algo para odiar. Eso hasta esta semana, cuando mi madre (si, todavía vivo con mi madre) cocinó un guiso que había dejado de preparar hacía ya unos 12 años, por eso era yo tan feliz, tanto tiempo sin probar esa horrible receta me había hecho olvidar los terribles sabores y conservaba la idea de que todo lo comestible en este mundo era delicioso.

El platillo es tan espantoso que no tiene nombre, por lo menos mi madre no lo sabe. Yo lo he bautizado y, además, les traigo aquí la receta por si se atreven a probar cosa tan nauseabunda. Claro, es mi propia interpretación de la receta, les advierto que yo no sé las cantidades y porciones exactas para llevar a cabo este guiso así que si quieren aprender a cocinar deberían consultar a un experto.

“Espanto a la cacerola”

Tiempo de preparación: ¡Tómate tu tiempo! No hay prisa.

Dificultad: ¿Para prepararlo? Fácil, creo. El problema es comerlo.

Ingredientes: Salchichas, todas las que haya en tu refrigerador. Chorizo, todo el que puedas conseguir. Muchas alubias o aluvias, depende del analfabetismo de tu expendedor de verduras. Las aluvias o alubias son unos frijolitos que sufren de vitiligio. ¿Qué más? Pollo, una pechuga será suficiente. También lleva arroz. Cebolla y apio, bueno, si quieres.

Modo de preparación: Lo primero que hay que hacer es cocinas las aluvias o alubias. Funcionan igual que los frijoles comunes y corrientes, necesitarás agua, una olla, sal y vigilar que el nivel de agua no baje, si baja agrega más agua. Así hasta que estén bien cocidos. Si alguna vez has cocinado caldo de pollo, la segunda parte será fácil: colocas el pollo a hervir en agua, el agua se teñirá de color orina y el pollo se verá pálido. Puedes usar un poco de sal, agregar verduras (papas o zanahorias, por ejemplo) solo para aprovechar que el agua hervirá, puedes hacer después una ensalada o algo. Eso si, como parte de la receta, el apio y la cebolla se hierven junto con el pollo. De hecho, todo termina en ese caldo.

Usa una sartén para freír las salchichas y el chorizo, éstos deben ir rebanados en rodajas. Cuando estén listos, los agregas al caldo de pollo. El arroz se cocina a la manera tradicional, se fríe un poco y cuando comience a verse traslúcido es hora de pasarlo a hervir en más agua junto a un poco de mantequilla. El agua se evaporará y el arroz se esponjará, cuando se vea como en el empaque será momento de vaciarlo al caldo de pollo.

Ahora ya tenemos un caldo de pollo, chorizo, salchicha, arroz, apio y cebolla. Las aluvias o alubias, en este momento, ya deben estar listas, se integran (si, también) al caldo de pollo, chorizo, salchicha, arroz, apio y cebolla.

Es todo, has cocinado con éxito el “Espanto a la Cacerola”.

Sírvase sopresivamente, no avise, presente el plato frente al comensal y amenace con no permitirle retirarse hasta que, por lo menos, haya terminado con la mitad (no podemos ser tan crueles). Que esté caliente, eso si. Es un platillo perfecto para servirse en ocasiones especiales como castigos, retos o programas televisivos (de esos donde le cubren los ojos al concursante).

Por lo menos yo, cuando me lo servían, si lo sentía como un castigo.

( Somebody puts Something in my Drink es una canción de los Ramones de su disco de 1986 titulado “Animal Boy” )

January 3rd, 2009

Lo de la caja de mazapanes sigue en pie, es una buena costumbre esta de proponerse a cumplir algo a principio del año y al final de éste darse cuenta que todo un año paso y, en esencia, nada cumpliste. Yo terminé dedicando el tiempo a otra clase de actividades, quizá no obtengo algún beneficio de ellas, pero me mantuvieron cuerdo. Para este 2009 me propuse hacer propósitos más acorde a lo que siempre estoy haciendo, de cualquier manera no van a ser fáciles de cumplir:

Escribir en este blog casi a diario.  Además, comenzar a escribir para un nuevo blog en el que hablaré más sobre mi vocación, cuestiones técnicas, diesel, administración y emprendimiento. Algo útil, para variar.

Ya no prometo intentar salir del país, mucho menos a Estados Unidos. Es una idea que jamás me gustó. Prefiero hacer más turismo local, en el estado y en el resto del país. Está, por ejemplo, la CNF de este año. Como siempre, el DF mi destino principal.

Aprender a programar. Algo, poquito. PHP, por ejemplo.

Colgar más de mis fotos en las paredes. De mi familia, sobre todo. Las personas, en especial las que son mayores, aman ver las fotografías de sus hijos o sobrinos. Así son mis padres, lo malo es que soy bastante celoso con las fotografías que tomo, se las muestro un par de veces y después, nada, las guardo. Hace falta comenzar a poblar la casa con marcos y fotos en las paredes. Y yo, que soy joven, todavía no llego a la etapa de disfrutar mucho los retratos de mis familiares, mejor lo haré con los de mis amigos. Creo que comenzaré con aquella imágen que Carlitos me dió en el intercambio de la súper posada flickra.

Cambiar el equipo que no uso por equipo que si usaré. No prentendo coleccionar cámaras, prefiero conseguir equipo útil que usaré constantemente. Flashes, lentes y alguna que otra camarita de juguete.

Asistir a cursos y talleres fotográficos. Siempre me he negado a asistir, casi siempre es porque cobran, no puedo ajustarme al horario o comienzo a imaginar que nada nuevo me pueden enseñar. Este año intentaré inscribirme en algún curso y veré qué tal. A lo mejor me gustan.

Entrar a todos los concursos que se dejen. Por gusto tomo muchísimas fotografías, todo el tiempo y casi de todo. No hago mucho con ellas, las veo, las muestro y después las almaceno. Podría hacer algo útil con ellas y comenzar a usarlas para entrar en las competencias locales.

La licencia para conducir. Sigue siendo la más grande tarea pendiente.

Nuevamente, el propósito principal, el que me ayudará a cumplir con todos los demas: dejar de ser holgazán.

Ahora si, puedo desear feliz 2009 a todos.

( De Joaquín Sabina, el tema que no sé si es mi favorito pero seguramente es el que más escucho, Contigo, del álbum “Yo, Mi, Me, Contigo” presentado en 1998 )